Yoga Restaurativo:

 

Calma y sana. Nace a partir de las enseñanzas de B.K.S. Iyengar que desarrolló esta forma de practicar considerada ideal para aquellos que se están recuperando de alguna enfermedad o lesión, o simplemente para quienes deseen tener una práctica suave y segura. Se populariza en Estados Unidos en los años 70 gracias a Judith Lasater, discípula de Iyengar. En esta forma de practicar la intención está en relajarse en las posturas usando poca fuerza física. La mente se enfoca en la respiración para cultivar estados de conciencia plena liberando las tensiones corporales. No se usan más de seis o siete posturas que son mantenidas largo rato. Para esto se utilizan ciertos accesorios como sillas, cojines, cintos, etc.

El Yoga restaurativo estimula el sistema nervioso parasimpático que reduce los latidos del corazón, regula la presión de la sangre y relaja el cuerpo. Es particularmente beneficioso para aquellos que sufren de dolores de cabeza, insomnio, ansiedad o están demasiado estresados. Fortalece el sistema nervioso y acelera los procesos de curación natural del cuerpo.

.