Logo_20anos_web

Este mes de mayo de 2016 se cumplen exactamente 20 años desde que una idea que me daba vueltas en la cabeza desde hacía muchos años, finalmente se materializó.

Yogashala es una palabra sánscrita que significa simplemente “Escuela de Yoga”. Hasta 1996 no había realmente centros importantes de yoga en el país y el enfoque era más bien esotérico donde predominaban las mujeres profesoras, que siempre son más aventureras que los hombres a la hora de innovar, de hacer cosas diferentes.

Ayer, la periodista que me vino a hacer una pre-entrevista para el programa nocturno “Mentiras Verdaderas” del Canal La Red, donde mañana 4 de mayo me entrevistarán, me preguntó, “¿Hiciste algún estudio de mercado antes de hacer esta tremenda inversión, un centro de tres pisos dedicado exclusivamente al yoga en un lugar privilegiado de Santiago?” Respondí que cuando uno cree firmemente en algo, cuando está convencido de que “ese algo” hace bien, no tiene porqué fracasar. En aquella época, aunque desconocido el yoga todavía en Chile, estaba comenzando a tener una cierta notoriedad en Estados Unidos entre las “celebridades”, es decir, cantantes como Madonna, Sting, y muchos actores y actrices. No pasó mucho tiempo cuando nuestras celebridades locales se transformaron en nuestros primeros alumnos y dentro de poco tiempo prácticamente todo el elenco de las taquilleras películas “Sexo con Amor” y “El chacotero sentimental” empezó a venir regularmente. Mucho antes de eso, en Japón yo había conocido a una fotógrafa y periodista chilena, Mónica Oportot que me hizo un reportaje en Tokio para una revista local. Cuando me vine a instalar en Chile para abrir Yogashala, Mónica y su hija Antonia Zegers quien luego llegó a ser una conocida actriz, fueron una de mis primeras alumnas. Cuando hay gente famosa, el no famoso quiere estar cerca y poco a poco fue creciendo el número de alumnos transformándonos en poquísimo tiempo en una de las principales escuelas de yoga de Latinoamérica. No pasó mucho tiempo antes de que comenzáramos a aparecer regularmente en diferentes programas de TV, radio y prácticamente en todas las revistas. Fui invitado a dar cursos a Brasil, Argentina, Colombia primero y luego a Europa y Asia. A medida que teníamos dificultades con el estacionamiento de los vehículos en Sánchez Fontecilla decidimos abrir una segunda sede en Príncipe de Gales con Vespucio.

A través de los años y a partir de 2001 cuando partimos con los cursos de formación de profesores, Yogashala se ha transformado en un semillero de profesores: cada año 30 nuevos profesores se instalan en algún lugar de Santiago o en provincias difundiendo este arte, disciplina y filosofía.

Queridos alumnos y amigos: Espero que con el apoyo de todos ustedes sigamos creciendo y dando bienestar a las generaciones venideras.

¡Un fuerte abrazo a todos!
Gustavo Ponce Lérou
Fundador